26 noviembre 2010

Largo camino...

Largo camino queda para que la palabra "Rol" no levante sentimientos negativos en la gente que no conoce de que se trata.

"Manuel y Cristina" me pasó el otro día un link en el que una persona comentaba lo que le había pasado en un autobús después de sacar un libro de rol. La verdad es que no tiene desperdicio y os lo voy a pegar aquí para que lo leais y deis vuestra opinión.
Me llamo Jorge y soy jugador de rol. Lo digo con todas las letras y sin ningún miedo, pues al fin y al cabo me han enseñado que no es bueno avergonzarse de uno mismo.
Vaya por delante que nunca he creado disturbios en un cementerio, ni he rendido culto a ningún Dios pagano, ni salgo a la calle navaja en mano dispuesto a acuchillar al primer inocente que se me cruce, pero, sobre todo, y lo recalco: no he matado a nadie. Aunque me hagan pagar por ello.
Estoy, perdónenme la expresión, hasta los cojones de comentarios despectivos tan amplios y coloridos como la suma de todos los abanicos de nuestro país. Me han llamado loco, psicópata y satanista, pero la gota que colmó el vaso tuvo lugar el lunes pasado, cuando añadí un adjetivo más a mi colección: asesino. Con todas sus letras.
Les pongo en situación. 10.30 horas de la mañana en un autobús que me conduce a la ciudad en que se encuentra mi Universidad. Como habitualmente suelo hacer, busco algo en mi mochila para leer y, casualidades de la vida, escojo «El juego de rol del capitán Alatriste». En ese preciso momento el hombre sentado a mi lado empieza a ponerse nervioso y en voz muy alta comienza con una retahíla de lindezas tales como: «¡Satánico, apártate de mi lado, asesino!». Ahí comenzó la debacle. El conductor paró el autobús, el hombre y sus seguidores –varios viajantes, monja incluida– se movieron de su lugar hacia otro más seguro y comenzaron las miradas acusatorias hacia mi persona.
Hasta ahí sería algo que vería poco lógico aunque perfectamente normal, uno sabe cómo funciona la sociedad en estos días, pero lo que ya fue el colmo de la gilipollez fue la escena que me encontré al llegar a la estación de destino. Un par de nacionales esperaban a que recogiera mi maleta para pasar el cacheo oportuno y las preguntas de rigor hasta que entendieron lo dantesco e irreal de la situación.
No culpo a los agentes, estaban haciendo muy bien su trabajo, ni al pobre conductor, que intentaba lograr un entendimiento con los viajeros, ni tan siquiera al hombre que comenzó y propició todo desde el inicio.
Sin duda la culpa la tenemos todos. Ustedes y yo. Porque se estila demasiado en estos días hablar de algo de lo que no tenemos ni puñetera idea. De tener prejuicios por tonterías y de empaquetar a la gente en sacos por el color de su piel, su sexo, su condición social, su forma de vestir o por lo que le gusta hacer en su tiempo libre.
Sólo pido –desde el punto de vista más humilde– que la próxima vez que a su lado en el autobús, metro o en la calle se encuentre alguien diferente de usted por cualquier motivo le trate y le mire con el respeto que se merece: el de una persona normal.
El medievo hace seis siglos que se acabó, así que, por favor, enfunden sus espadas, que la cabeza sirve para algo más que para dar pelo.
Ciertamente tengo sentimientos contradictorios ante esta situación... Por un lado ya no me asombro de lo que es capaz la gente ante algo que desconoce y que "como otros dicen que..." aprovechan para lapidar a las personas que juegan a rol.

Por otro lado me parece excesiva la reacción de la gente del autobús. Por dios, es un juego de rol, no un cuchillo...

Yo aun recuerdo el dia que le dije a mi madre que jugaba a rol, que todos esos libros que tenía eran juegos de rol que no tenían nada de peligroso. Al principio le costó asimilarlo pero ha visto que no voy matando a la gente ni que soy un desequilibrado mental, así que entiende que "eso" no tiene nada que ver con toda esa gente que mata o hace autenticas locuras.

Y es que el desconocimiento de los medios hace mucho daño... pero en fin, esto no cambiará nunca...

7 comentarios :

  1. La verdad es que es como en todo, se mira mal a quien es diferente a ti, no es que ocurra solo con el rol. No creo que las personas aprendamos nunca... Una pena :S

    ResponderEliminar
  2. No conozco a la persona que ha escrito el articulo, ni la intencion con que lo hacia, pero francamente me parece o completamente mentira o una exageracion.

    Hace 15 años me lo habria creido, y de hecho vivi situaciones parecidas, pero hace tiempo que el rol dejo ese punto de protagonismo satanico. Ese hueco ahora mismo lo acapara internet, los videojuegos y las redes sociales.

    Es igual de estupido, si...

    ResponderEliminar
  3. Pues yo pensaba como tu PsiLAN, pero al parecer el escritor de esta carta es el responsable del programa de radio "Estación 4: la llama".

    Eso si, pienso como tu, ahora ya no es tan alarmante... pero sigue siendo llamativa :p

    ResponderEliminar
  4. A mi me sigue pareciendo poco verídico...

    Si fuera otro tipo de libro con otro tipo de portada... hablamos de kult 1º ed... o algo así... pero el Capitán Alatriste... creo que su obra es bastante conocida como para eso...

    Sea como sea hay locos reales sueltos por todos lados.

    ResponderEliminar
  5. Yo por ejemplo,llevo jugando al rol desde hace 10 años o más y recuerdo que por la tele salió lo del chico que mató a los padres con una katana y no se qué mil historias, pues, en ese momento fué cuando en mi casa dije: "ese tio está mintiendo por que yo juego al rol y no te vuelves loco..." a mis padres (sobretodo mi madre) se les abrieron los ojos, que parecia que se le salian de sus cuencas, bueno, una discución enorme, encima, mi amigo,(el que suele mastrear)es de los típicos frikis que si se quieren disfrazar de... mazinguer por ejemplo se disfraza y va por la calle como si nada, pues imaginate, "ese chico está loco, te va a meter en sus royos" bueno una trifulca monumental, hasta que cogi un juego y les enseñé lo que era, ahora juegan al rol hasta mis sobrinos de 10 años y todo. (mis padres son mas de juegos de cartas jejejeje)

    ResponderEliminar
  6. Nunca he vivido una situación similar, si lo de mis padres, que cuando les comenté que iba a jugar a rol me dijerón que fuese con cuidado y me contaron ciertos incidentes ocurridos con juegos de rol (paja y mas paja), al final cuando descubrieron lo que era y vieron un libro de rol lo que les extrañaba es que algun perturbado hubiese echo actos horribles acusandolo a ese tipo de juegos.

    Si es cierto que un amigo vivió una situación casi parecida. Iba el y el que ha sido nuestro master durante mucho tiempo en bus para comprar un modulo de la llamada de Chtulhu. Cuando hablando en el bus cierta persona se levantó y les quiso "hacer ver" lo peligrosos que eran ese tipo juegos. Ni se esforzaron en rebatirle nada, como ellos me dijeron: si vive en la prehistoria es su problema.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que sí. Yo por mi parte cada vez estoy más orgulloso de mis hobbies y de las aventuras que he vivido rodeado de amigos (Y comida!!) xD

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras....