13 septiembre 2014

Review de Anima: La Sombra de Omega

Esta entrada puede chocar un tanto a estas alturas (por dos motivos: 1.-No es Infinity xD y 2.- Este juego es muy viejo). El tema es que hace poco me he puesto "serio" en cuanto a mi perfil de la BGG y he visto que tengo muchos juegos pero no analizo algunos o simplemente no enseño nada de otros. Así pues, por orden alfabético iré haciendo algunas reseñas y demás de juegos que tengo y que nunca he hablado de ellos.





Anima: La Sombra de Omega es un juego de cartas ambientado en el mundo con el mismo nombre. Es decir, manga y fantasía. Juego para 2 a 5 jugadores publicado por EDGE que consiste en crear un grupo de héroes y conseguir completar la misión épica mientras luchamos contra el grupo del resto de jugadores.

El juego tiene una puntuación de 5,97 en la BGG y la verdad es que estoy bastante de acuerdo con esa puntuación. Ojo, no es mal juego, pero al final de esta reseña comentaré el porqué.

En la caja vienen 110 cartas, dos dados de 6 caras (en el manual pone de 10 caras...) y cinco fichas de distinto color.




Hay varios tipos de cartas en este juego:

- Cartas de personaje: Tienen varios valores impresos además de la ilustración. Muestra el ataque, la velocidad, el sexo del personaje, habilidades y la habilidad especial del personaje (si es que tiene).

- Cartas de localización: Estas cartas simbolizan los distintos sitios donde van a poder ir los jugadores con su grupo. En ellas se pueden completar misiones, reclutar más miembros y conseguir cartas siempre y cuando superen retos.

- Misiones: Los jugadores tendrán dos de estas cartas y tendrán que intentar cumplir alguna o todas las misiones (una misión por carta) para poder realizar la misión final (gana el jugador que complete la misión final). Normalmente completar una misión normal da un bonus de ataque o velocidad al grupo que la completa.

- Cartas de don: Son cartas que otorgan ciertas ventajas a los jugadores. Hay varios tipos: trama o habilidades. Las primeras influyen en la historia (por ejemplo, hace que el grupo del jugador forme parte de una organización), las otras son usadas por los personajes y será necesario que un personaje disponga de la capacidad apropiada para poder usarla. Por ejemplo, para poder usar una carta de don con el simbolo "Ardid", al menos un personaje tendrá que tener dicho símbolo.

- Encuentro: Estas cartas representan las situaciones y problemas que ocurren cuando se visita o exploran las localizaciones. Pueden ser criaturas, sucesos negativo o incluso positivos. Estas cartas pueden ser de nivel 1, 2 o 3.





La mecánica de juego es bastante "simple". El turno se divide en fases y todos los jugadores juegan una fase en orden de iniciativa y después se pasa a la siguiente fase.

Las fases son las siguientes: 
- Inicio: Se descartan cartas de don (máximo 5 en mano), se despide a los personajes que no queramos en nuestro grupo (máximo de 4) y se juegan cartas de fase "inicio".

- Movimiento: Aquí los jugadores se moverán a las localizaciones existentes (igual al número de jugadores). Si hay encuentros previos deberán enfrentarse a ellos. Además, una vez por turno uno de los jugadores podrá buscar "nuevos horizontes" para poder sacar otra carta de localización junto a un encuentro previo.

- Interactuación: Los jugadores pueden comerciar si se da el caso o pegarse.

- Exploración: Una vez dentro de una localización los jugadores podrán intentar explorar dicho lugar para poder conseguir recompensas.

La idea es simple, ir mejorando el grupo en las localizaciones que permitan reclutar, recolectar cartas de don y cumplir sus misiones para poder realizar la final (que será revelada en el momento en que alguien complete su primera misión).

Evidentemente los jugadores deberán luchar contra el resto o contra enemigos. El sistema es simple: suma de todos los valores de ataque + 1D6. Si algun grupo es derrotado por 5 o más, uno de los personajes debe morir.

Además, las cartas de don darán cierta gracia a los combates (típicos instantáneos).

En sí el juego no tiene mucho más misterio. La verdad es que está chulo pero peca de varios puntos que hacen que se haya ganado su puntuación a pulso. De todas formas, tiene cartas muy interesantes como "protagonista", "enamorados" o incluso las propias organizaciones que hacen del juego algo más narrativo y "cool".



Como digo, "Anima: La Sombra de Omega" no es un mal juego. Los problemas que le veo al juego son dos:

1.- Es muuuuuuy largo. Es mortalmente eterno... pesado, cansino, etc... está muy bien la primera media hora pero cuando ves que llevas 1 hora y que tu grupo empieza a perder miembros se hace exasperante. Sin ir más lejos... mis partidas siempre suelen terminar por "va... yo paso de atacarte, acaba de una vez la misión final". 

2.- El manual está escrito como el culo. Así de claro. ¿Interactuación? Sí, se que existe la palabra pero es que parece que se haya escrito en Inglés y después se haya traducido directamente (¿Que tal interacción?). No solo eso... es que está desordenado. Para encontrar cosas te puedes morir de asco, explicando cosas cuando no tocan, etc. (y mira que el manual son 13 páginas).
Quizás puede que me pase un poco... pero es que para mi todo lo referente a "Anima" es sinónimo de "espeso".

Pero bueno. Si no te importa pasar horas jugando a un juego de cartas, por 20€ tienes un juego "bonito" con algunas expansiones detrás (las cuales no conozco).

1 comentario :

  1. Hola.

    Me compré el juego porque estaba barato y porque huele a Final Fantasy. El juego de rol de Ánima me dio mucha grima, pero el de cartas me pareció "bonito".

    El sistema de combates es malo, al usar 1d6 las variaciones son pequeñas y con grupos "tochos" un bicho o te tunda o no tiene nada que hacer. Apenas hay espacio para la emoción de digamos por ejemplo 1d20.

    Como regla de la casa, yo juego con la regla de que cada jugador roba una carta al inicio de su turno. Así se le da más movimiento al mazo y es menos monótono.

    El principal atractivo que le saco al juego es que... es como un Final Fantasy. Empiezas con un personaje purrias, luego se te unen algunos más (incluso algún enemigo), sale un rival (una misión) y cuando has empezado con la misión en serio aparece el enemigo final, un desafío demasiado grande para un solo grupo que requiere la colaboración de todos.

    Lo dicho, es un juego bonito (a nivel artístico está muy bien, si te gusta el estilo anime - lolita - steampunk), sencillo, y resultón.

    Como parte mala, se hace algo lento y repetitivo y el sistema de combate es muy malo.

    Las ampliaciones añaden más organizaciones, más personajes, más bichos... y son autojugables, pero si lo mezclas todo tienes un montón de cartas y le da un toque bastante surrealista y molón (lo dicho, un final fantasy ^_^).

    Saludos.

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras....