15 mayo 2009

Diario de una aventura: Capítulo 1, parte I

Bueno, pues esta es la primera parte del capítulo 1 de la aventura que estoy dirigiendo. Con el tiempo iré actualizando, o eso espero :p.

***

El ámbar

I

Un sol resplandeciente iluminaba las calles de Aguas Profundas y hacía resaltar el aire imponente de la gran ciudad. Justo delante de la Taberna “El Arco de Plata” un tablón de anuncios presentaba unos cuantos papeles. La colocación llamaba cuanto menos la atención ya que un único cartel estaba centrado y tan solo unos cuantos carteles de búsqueda de prófugos estaban colgados en la parte inferior intentando llamar menos la atención. Gracias a esto la gente se acercaba para leer su contenido –Busco valientes aventureros para un trabajo bien remunerado, preguntar por Trash Williams, regente del Arco de Plata.-

Derek Urielinthar se encontraba dentro de la taberna, el anuncio había tenido éxito y si podía ganar una buena recompensa estaría dispuesto a prestar sus servicios.

- Saludos tabernero, vengo por el tema del anuncio –dijo Derek con tono alegre-

Tras escuchar sus palabras un hombre de aproximadamente 40 años se giró. Tenía el cabello rubio, largo y liso. Estaba bastante en forma y vestía ropas de color granate.

- Oh sí, claro. Lamentablemente no creo que una sola persona pueda realizar la tarea que tengo en mente –Pese a su aparente edad una melosa y amable voz sorprendió a Derek-

- En ese caso espere un momento. – Derek se giró repentinamente y alzó la voz- ¡Saludos camaradas, busco gente que me ayude con un tema que puede parecer bastante interesante y además ganareis algo de dinero!

Trash se llevó las manos a la cabeza al ver como Derek ponía parte de la taberna patas arriba pero no pasó mucho rato hasta que vio como 3 personas se acercaban a él. – Vaya, si lo llego a saber ya lo habría hecho yo hace unos días –pensó Trash-

- ¡Aquí tienes a un grupo de personas! – Dijo Derek conservando el altivo tono- , no nos conocemos de nada pero quizás hagamos buenas migas por el camino.

Trash se paró a observar a las personas que se habían acercado, el que más le llamó la atención fue un dracónido de aproximadamente 6 pies y medio de altura, tenía los ojos dorados y su piel era rojiza, iba con una gran armadura de placas y un martillo de guerra, Trash pudo reconocer el símbolo del dios Bahamut en su escudo. – Parece alguien decente –pensó- Siguió observando al siguiente individuo, era un joven de piel bronceada, su cabello era corto y moreno, vestía armadura de cuero y llevaba dos espadas cortas en la espalda, sus rasgos mostraban a alguien procedente de lejanas tierras. Por último Trash observó a la última persona, una Eladrín de piel clara, su largo cabello rubio y sus grandes ojos mostraban un aire misterioso. Iba vestida con una larga túnica y portaba un bastón de roble oscuro.

- Muy bien, por favor, acompañadme –Dijo Trash mientras dejaba un paño en la barra y se dirigía hacia la planta superior de la taberna.-

Una vez arriba Trash sacó de su bolsillo una pequeña llave que utilizó para abrir la puerta de su habitación. Era amplia, con dos grandes ventanucos abiertos de par en par por la cual entraba una brisa suave que hacía ondular las cortinas. Todos los muebles emanaban un aroma a madera que ayudaba a relajar a las personas que estuvieran ahí.

- Bien, antes de nada me gustaría saber vuestros nombres, quiero saber algo más de vosotros si pretendo pediros este trabajo. – Dijo después de volver a meter la llave en su bolsillo-

- Oh, claro. Me llamo Derek Urielinthar, soy un vagabundo que ofrece su espada para conseguir fama y aumentar su status social. – Derek pronunciaba las palabras con cierto aire alegre a la par que despistado-

El Dracónido dejó el escudo y el martillo en el suelo mientras hablaba con una voz tranquila – Me llamo Drakkar Konin, soy seguidor de Bahamut y he venido a Aguas Profundas para visitar sus templos e impartir su ley

Trash se apoyó en la pared y cruzó los brazos esperando el resto de presentaciones.

- Me llamo Wakinyan, aunque seguramente os sea más cómodo llamarme Hino. –Pese a que parecía proceder de lejanas tierras su acento no revelaba lo mismo. Hablaba perfectamente el común y aunque su voz tranquilizaba a quien le escuchara él no pronunció ninguna otra palabra.

Después de oír las demás presentaciones la Eladrín comenzó a hablar mientras hacía una reverencia – Me llamo Sariel Quarion, domino el arte de la magia y el motivo de mi estancia en Aguas Profundas es el de aprender aún más en el arte de lo arcano- Después se apartó el pelo de la cara sutilmente y sonrió.

El tabernero pareció satisfecho, dejó de apoyarse en la pared y rápidamente se situó al lado de un diván.

- Bien, ahora sí que puedo comenzar a explicar de qué se trata el tema. – Trash cogió aire, como si lo que fuera a decir tuviera que durar una eternidad- Hace unos días que comenzó mi calvario, todo esto lo he montado porque quiero recuperar cierto objeto que para mi tiene un valor sentimental incalculable.

- ¿Lo perdiste? –Preguntó Derek

- No, no lo perdí, me lo robaron. La verdad es que yo estaba durmiendo aquí y ni siquiera me enteré de nad…

- ¿Entonces concretamente de que objeto estamos hablando? –Comentó Hino sin dejar que el tabernero pudiera terminar su frase-

- De un collar de ámbar. Era de mi difunta esposa y no me perdono que lo robaran… Además, también robaron dos barriles de cerveza y como no, oro. Entre todo unas 500 piezas de oro más o menos.

-¿El collar donde lo guardabas? –Preguntó Sariel-

- Pues en este diván. El collar estaba dentro de una pequeña caja de madera, escondido entre la ropa y además el diván estaba cerrado con llave. –Trash se acercó a la cama y sacó algo de debajo de la almohada- Esta llave –alzó la mano-

- ¿Estás diciendo que cogieron la llave y abrieron el diván mientras tú estabas durmiendo? Eso es surrealista –dijo Derek mientras sonreía-

- No lo sé, creo que no –Trash hablaba cabizbajo- , cuando desperté la llave seguía debajo de mi cabeza y no creo que me quedara durmiendo si llegaran a meter la mano ahí.

- ¿Seguro que cerraste el diván? –Preguntó Drakkar con tono serio-

- Si sí, estoy completamente seguro. Cada noche antes de irme a dormir compruebo que esté cerrado.

- Entonces estamos hablando de una ganzúa. –Comentó Hino mientras se acercaba al diván- ¿Escuchaste algo?

- No, nada. Ese día había tenido mucha clientela y estaba cansado, más que de costumbre. –Suspiró- Suelo dormir poco pero ese día me quedé tieso en la cama.

Drakar respiró profundamente y dio un paso hacia delante.

- Yo, al menos, te ayudaré. Ahora bien, con la información que nos has dado no podremos hacer mucho.

- Al igual que Drakar, todos nosotros te ayudaremos, sino no estaríamos aquí – Derek miró a Trash sonriendo- . Eso sí, necesitamos un poco más de información y como no, la recompensa por ayudarte – mientras decía esas palabras Derek movía los dedos a modo de que Trash entendiera a que se refería -

- Si, entiendo. Os pagaré 300 piezas oro. ¡Además… os dejaré los galones de cerveza a mitad de precio!

- Eso está muy bien. ¿Supongo que 300 piezas de oro por cabeza, no? –Preguntó Derek-

- Trash soltó una carcajada –No, para todo el grupo.

Derek dejó de esbozar su sonrisa por un instante pero rápidamente volvió a sonreír.

- ¿Por donde sugieres que deberíamos empezar Trash? –Preguntó Sariel sin dejar de mirar la habitación buscando alguna pista que pudiera ayudarles-

- Bueno, he oído que August Pelm vio algo, pero no creo que su palabra se tenga que tener mucho en cuenta. Pasa por aquí de vez en cuando y siempre que lo veo está borracho.

- ¿Cómo es y dónde podemos encontrarlo? –Sariel se dirigió hacia la puerta mientras pronunciaba las palabras-

- Podéis probar por los alrededores de la taberna, si no lo encontráis quizá esté en el puerto, aunque dudo que lo encontréis trabajando…

En cuanto a su aspecto. Es un hombre alto y fuerte, calvo con unas patillas bastante grandes de color castaño. Suele llevar la ropa de trabajo así que no esperéis que esté muy limpio.

- Muy bien, vamos chicos, ya tenemos algo que hacer –Dijo Derek tomando la iniciativa- Y Trash, espéranos con abundante comida, esto parece que durará unos días.

- Claro…

Cuando salieron de la taberna el grupo se vio abrumado por la cantidad de gente que concurría las calles. Se había ganado a pulso el título de barrio comercial y desde cualquier rincón se podía escuchar a los vendedores promocionando sus productos.

- Detesto esta multitud…

El grupo no se percató de las palabras de Hino pero se le veía bastante incomodo.

- ¿Bueno, como lo hacemos? –Preguntó Sariel-

- Dividámonos. Que cada uno vaya por una zona y tanto si lo encontramos como sino pues quedamos en aquella fuente de allí –Derek señaló hacía un cruce de calles pero con tanta gente no se podía definir correctamente el lugar- en digamos 1 hora. Yo miraré por los alrededores.

- Bueno, yo iré al puerto entonces. Trash ha mencionado que quizá lo podamos encontrar ahí.

- Te acompaño Drakar, quizás tengamos más posibilidades de encontrarlo si vamos juntos –Sariel apoyó su mano en el escudo del paladín-

- Entonces supongo que yo tendré que acompañar a Derek. Suerte chicos –Hino comenzó a andar por la calle alejándose del grupo, cuando estuvo a punto de girar la calle se giró y llamó a Derek para que se diera prisa-

Derek echó a correr y se despidió de Drakar y Sariel – ¡Suerte a los dos!

2 comentarios :

  1. Genial, pero por casualidad esa misiion en concreto no viene en el manual de reinos olvidados?

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras....