23 septiembre 2014

Review de Bang!

Hoy voy hablaré sobre Bang! Un juego de cartas muy chulo que a día de hoy todo el mundo debería conocer.

Hablé del juego hace tiempo pero de forma muy básica, así que hoy voy a ver si hago una review como "dios manda" del juego.






Bang! es un juego para 4 a 7 jugadores (8 si añadimos una expansión) ambientado en el salvaje oeste donde cada jugador encarnará a un personaje junto a un rol. Sheriff, alguacil, forajido o renegado serán los distintos papeles que cada jugador obtendrá al azar (y en privado), y evidentemente cada uno tendrá un objetivo concreto para ganar la partida.

La gracia de Bang! está en que es un juego muy rápido, divertido y "no muy caro". Esto último lo pongo entre comillas porque el juego base en sí no es caro (20€) pero si decidimos comprar todo el pack ya sube a un precio considerable. En mi caso tengo la bala junto a todas las expansiones publicadas y la verdad es que el juego gana mucho aunque sea necesario matizar alguna cosa.

Por ejemplo, añadir todas las expansiones hará que el juego dure mucho más y que su sencillez se desvanezca para mostrar un juego un tanto más complicado y quizás, pesado (aunque con matices).

Como ya he comentado, el objetivo de cada jugador viene determinado por una carta de rol privada.

- Sheriff: único rol público. El Sheriff obtiene 1 punto de vida adicional y su objetivo es el de eliminar a los forajidos y renegado.

- Alguacil: su objetivo es el de ayudar al Sheriff. Puede haber hasta 2 por partida (determinado por el número de jugadores).

- Forajidos: hasta tres por partida. Su objetivo no es otro que eliminar al Sheriff. Si uno de ellos lo elimina, ganan todos los forajidos.

- Renegado: solo hay uno por partida. Debe quedar el último. Así pues, no puede matar al Sheriff antes que a los forajidos o éstos ganarían la partida.

Esto hace que realmente no sepas muy bien quien es tu aliado o tu rival y eso es muy divertido.

Además, cada personaje dispone de una habilidad especial que hace aun más interesante la combinación "rol+pj".

En cuanto al sistema de juego se podría decir que la sencillez es la clave. Cada jugador empieza con un número de cartas mano igual a su vida. Un jugador puede jugar tantas cartas como quiera/pueda con la excepción de que solo puede hacerse un "Bang!" por turno (esta carta hace un punto de daño al jugador objetivo) y solo pueden tener un único objeto con el mismo nombre (nada de dos barriles, dos mustangs, etc.).

También está el término "distancia", determinado por el número de asientos que te separan de otro jugador. Así pues, estás a distancia 1 de los jugadores que se sientan a tu lado y a 3, por ejemplo, del jugador más lejano en un partida de 6 jugadores.

En el turno de cada jugador, éste roba 2 cartas del mazo y comienza a jugar. Al final del turno no podrá tener más cartas en mano que vida tenga en ese momento.

Y es así de simple.




Existen varios tipos de cartas. Las más comunes son las de borde marrón y azul.

Las cartas de borde marrón son acciones de un solo uso. Bang!, Fallaste, Almacén, Pánico, etc. son cartas de este tipo. Una vez las usas se descartan.

Las cartas con borde azul son objetos que se mantienen en juego hasta que alguien lo roba, hace descartar, etc. Las armas, el mustang o el barril son de este tipo.

Después tenemos otro tipo de cartas que vienen con las distintas expansiones:

Cartas con borde verde. Estas cartas son como cartas marrones pero para poder usarlas primero hay que bajarlas. Es decir, deben estar un turno entero en la mesa. Una vez se usan se descartan.

"Por un puñado de cartas" y "Solo ante el peligro" son cartas con borde azul y rojo que añaden efectos durante una ronda entera. Pese a venir muchas cartas debe hacerse un mazo de 12 (mezclado o individual, al gusto de cada uno) cartas y se saca una cada turno. Pueden ser efectos simples (como que es necesario dos fallaste para poder esquivar un Bang!) o más complejos (como que vuelven durante un turno los jugadores que habían muerto).

También tenemos cartas con borde naranja. Estas cartas son de la expansión "Show del salvaje oeste" y son aun más locas que las arriba comentadas. Siempre se hacen efectivas cuando sale una wells fargo en el juego y los efectos son muuuy raros. Por ejemplo: el objetivo de cada jugador pasa a ser "sé el último en juego", o "todos los jugadores juegan con sus cartas a la vista".

Por último tenemos la expansión "Fiebre del oro". En esta tenemos dos tipos de carta distintos: Borde negro y borde marrón (distintas a las del juego base). Son cartas que deben comprarse con pepitas y ya hablaremos de esto un poco más tarde, pero la base es que las negras permanecen en juego y las marrones son de un solo uso.



Como ya he dicho, las expansiones en este juego alargan su durabilidad. ¿Es esto malo? No, en absoluto. Pero hay que tenerlo presente. En mi grupo solemos añadir una, dos, todas o ninguna, depende de como se tercie.

Sin duda alguna jugar tal cual viene "La Bala" es el modo "estandar". Duración media con algunas cartas muy divertidas y algunas sorpresas. En esta versión nos viene el juego base + Solo ante el peligro + Dodge City + Por un puñado de cartas + 3 personajes especiales y una estrella de Sheriff. Muy completa.

"Show del salvaje oeste" es sin duda la más desproporcionada. No recomiendo añadirla a no ser que se esté preparado para cambiar de asiento (hay una carta que lo hace).

Fiebre del oro no está nada mal tampoco. Consiste en ganar pepitas de oro siempre que hagas daño. Una vez tengas suficientes puedes comprar tantas cartas como petitas tengas para pagar su coste. Puede haber cartas de "ganas tanta vida como..." o "El jugador objetivo pasa a ser el más buscado...".




Un juego muy divertido para grupos numerosos. Puede servir como filler o como juego principal (con expansiones) y si además le ponemos música western de fondo las risas estarán aseguradas.

2 comentarios :

  1. Buen análisis del juego. Directo, conciso y permite hacerse una idea "de que va".
    El mecánica del juego me recuerda mucho a uno que solia jugar de pequeño cuando iba de excursión, lo llamábamos "El Asesino". En lugar de cartas se empleaban gestos como guiñar un ojo o sacar la lengua ... que de recuerdos!
    Un sañudo y adelante con el blog ;-)

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Es un muy buen juego. Nos lo pasamos pipa en esos momentos muertos con este juego.

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras....