08 abril 2009

Wakinyan, pícaro humano

Bueno, se acerca la primera partida seria que dirijo de D&D 4.0 y he ido pidiendo la historia de los PJ's que van a participar.

Igual que la historia de Arkhanos esta ha sido escrita por Jacaros.

***

Hace veinte inviernos, la tribu de los Lakota celebraba la paz con las tribus de trasgos cercanas. Esa fue la noche en que nací. Las estrellas brillaban sobre los hombres, pero en la lejanía una tormenta de truenos hacía bailar a la madre tierra. Por eso madre me puso el nombre de Wakinyan, Ave del Trueno, rey de los cielos y guardián de los hombres. Padre había muerto en la guerra.

Pasaron muchos ciclos, y llegó la hora de ganarme el nombre de guerrero. Debía abandonar la tribu sin más que un cuchillo de piedra, y regresar antes del amanecer con presa suficiente para alimentar a la tribu entera. Me escondí entre los árboles y las plantas, busqué hasta que el sol volvió a nacer en el este, y no encontré ni un solo animal, ni un jabalí, ni una serpiente. Como si la selva hubiera muerto esa noche. Regresé a la tribu con las manos vacías. No merecía ser un guerrero, y no podría honrar los espíritus de mis ancestros.

Muchas lunas pasaron, y la vergüenza no abandonaba mi mente. Entonces recordé historias de algunos de los guerreros más ancianos. En ellas contaban que en algunos lugares del mundo, habitan seres gigantes, parientes ancestrales de la mentirosa serpiente. Si lograba cazar a una de esas criaturas, mi tribu reconocería mi valía, y me permitirían ser guerrero, para así honrar y a mi padre y mis ancestros. Con el siguiente sol, me despedí de madre, y marché en busca de una de esas criaturas. Tal vez tardara varios ciclos en encontrarla, pero en ese tiempo podría hacerme más fuerte y rápido, para poder cazarla sin errar.

Llevo con orgullo el nombre de Wakinyan. Sé que la madre tierra me ayudará a encontrar mi camino.

***

Deseando comenzar la partida :D

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comenta lo que quieras....